Dinamarca, el país más feliz del mundo

Dinamarca es ese país que siempre esta en el Top 3 de países más felices del mundo, encabezando, además, esta lista en la mayoría de las veces ¿Esto a qué se debe? Este país nórdico es conocido como el país mas feliz del mundo, además de por sus inviernos fríos, sus historias de sirenas y vikingos y por tener el mejor restaurante del mundo, Noma.

Uno de los canales de Copenhague
Uno de los canales de Copenhague

Vemos como, a pesar de tener un clima lluvioso, unas tasas de interés de hasta un 180 por ciento por registrar vehículos de motor y los impuestos sobre la renta más altos del mundo los ciudadanos daneses se distinguen a si mismos como la sociedad más feliz del planeta.  

Según el ranking Worls Happiness Report, la felicidad de los ciudadanos de un país está muy relacionada con la igualdad social y el espíritu comunitario. Vemos que en estos dos aspectos Dinamarca sobresale sobre casi todos los demás países que recoge este ranking. Dinamarca tiene un alto nivel de igualdad y un fuerte sentido de responsabilidad común por el bienestar social.

Canal de Nyhavn de Copenhague
Canal de Nyhavn de Copenhague

La sociedad danesa tiene la confianza social integrado en sí ADN.  Dice un antiguo mito danés que la confianza es algo que forma parte de las personas nacidas en este país y que proviene de su pasado vikingo, ya que esta antigua sociedad llegó a especializarse en los grandes viajes por mar y en el comercio con ciudades muy muy alejadas de Dinamarca. Esto hacia qué los diferentes grupos de comerciantes y navegantes tuvieran que cooperar entre ellos y propiciara lazos de fraternidad y confianza en todos los miembros del grupo. En numerosas ocasiones de esta confianza en el que tenias al lado dependía incluso su vida. 

Ciclistas en Dinamarca
Ciclistas en Dinamarca

 

Otros de los elementos esenciales para entender la felicidad en esta sociedad es la seguridad que hay en el país. Dinamarca también se sitúa en todos los rankings como uno de los países más seguros en todos los sentidos. Bajos indices de criminalidad, casi nulos casos de corrupción (también es el país menos corrupto del mundo) y una sensación permanente de protección son algunos de los elementos que podemos poner en valor de este país escandinavo. 

Es mundialmente famoso que muchos padres dejan a sus bebes fuera de las tiendas mientras ellos hacen alguna compra o toman un café. Esto, aunque pueda sonar extrañísimo e incluso un loco cruel, es una tradición arraigada en este país y se hace para que los niños estén en contacto con el aire fresco y se habitan más fácilmente al clima. Los que venimos de otros lugares esto nos chirría muchísimo, pero si lo pensamos más detenidamente es un indicativo perfecto de los niveles de seguridad que ofrece el país y de la sensación de esta que tienen sus ciudadanos. 

Podemos remarcar también como elemento central de la felicidad de la sociedad danesa su famoso estado del bienestar. Dinamarca es uno de los países con los impuestos más altos del mundo, pero también es de los países que mejor estado del bienestar tiene. A las numerosas ayudas hay que sumarle los servicios de primera calidad que ofrece en ámbitos como el transporte, la sanidad o la educación. 

Centrándonos en esta última hay que remarcar que Dinamarca tiene uno de los sistemas educativos más eficientes y valorados del mundo. 

Su educación se centra en trabajos colaborativos desde que los niños son muy pequeños, en que sus jóvenes acaben el “instituto” con al menos tres lenguas habladas y en que todo el mundo tenga acceso a los estudios universitarios.  Y dejarme que haga un énfasis especial al tema de los estudios universitarios porqué es aquí donde más sorpresa me lleve cuando me mudé a Dinamarca. 

Universidad en Dinamarca
Universidad en Dinamarca

Aquí la universidad es totalmente gratuita, tanto grados universitarios como master y doctorados. Pero no contentos con eso hay una beca llamada SU a la cual puede acceder TODO EL MUNDO y que literalmente te paga un sueldo mensual solo por estudiar. Esto lo implementó el gobierno para que todo el mundo pueda desarollarse formativamente en el ámbito que quiera y no deba abandonar esos estudios por motivos económicos. 

Los extranjeros que trabajan y viven en Dinamarca destacan particularmente el buen equilibrio entre trabajo y vida como una importante fuente de felicidad, y es que a pesar de los altos impuestos, los altos salarios, las diferentes ayudas y el pleno empleo técnico que hay en el país hacen de este un lugar inmejorable para emigrar y desarrollar tus habilidades profesionales en busca de un futuro más prometedor que en la mayoría de los otros países. 

Guías relacionadas con este artículo:
Guia de la ciudad de Copenhague