La historia del Palacio de Frederiksborg

Por todos es sabido que en los países europeos, generalmente, uno de los principales atractivos turísticos son sus castillos. Estos pueden estar mejor o peor conservados, pero son parte de la historia y del pasado y siempre es recomendable hacerles una visita. 

Dinamarca no es la excepción. Es más, es de los países de Europa que tienen una historia más rica y es también de los países que mejor conservado tienen todo su legado. Este palacio que os presentamos a continuación es la mejor prueba de esto. 

 

 

Palacio y Lago Frederiksborg
Palacio y Lago Frederiksborg

 

 

Este es el Palacio de Frederiksborg. El nombre significa literalmente el “Palacio de Federico”. ¡OH! sorpresa, otro ejemplo de lo originales que suelen ser los daneses a la hora de poner nombre a las cosas.  Esta situado en la población de Hillerød, un pueblecito al norte de Copenhague al cual se puede llegar muy fácilmente con un tren directo desde la capital danesa. El trayecto es de unos 45 minutos y hay varios trenes cada hora, con lo que no dudéis en utilizar este transporte para llegar hasta él. 

 

Palacio y Lago Frederiksborg
Palacio y Lago Frederiksborg

 

Este palacio se construyó en 1560 a petición de Federico II de Dinamarca. Nunca fue diseñado como una fortificación ya que la pretensión del rey era tener un palacio de recreo donde poder ir cuándo quería ir de cacería. Lo que es la casita para pasar el fin de semana vamos…

 

 

Exterior del Palacio de Frederiksborg y Fuente de Neptuno
Exterior del Palacio de Frederiksborg y Fuente de Neptuno

 

Años más tarde su hijo Christian IV decidió reconstruirlo en parte para hacerlo más grande y lujoso, dejándolo con un aspecto similar al que tiene hoy en día. No obstante no se puede decir que el palacio actual sea 100×100 original.  En 1859 el palacio sufrió un terrible incendio que acabo calcinando buena parte del de la estructura original, llevándose también las decoraciones, muebles de época y todo lo que había en su interior. 

 

 

 

En ese momento el palacio ya había perdido mucha de su razón de ser pues los reyes ya no lo usaban como residencia oficial, con lo que durante muchos años se decidió no reconstruirlo por el precio que esto conllevaba. Pero es aquí cuando entra en juego uno de los personajes más importantes de la historia danesa. Carl Jacobsen.  Carl era el fundador de la cervecería Carlsberg y es posiblemente el mayor filántropo de la historia de Dinamarca.  En 1882 decidió financiar la reconstrucción del palacio a cambio de que en su interior se conformara un museo. Hoy en día Frederiksborg alberga el Museo Nacional de Historia de Dinamarca. 

 

Interior del Palacio de Frederiksborg
Interior del Palacio de Frederiksborg

 

En el exterior podemos encontrar la fuente de Neptuno, que también es una reproducción Pero, ¿una reproducción porque la fuente también se quemó? ¿Se puede quemar una fuente de piedra y agua? Obviamente no. Solo la historia de porqué la fuente no es la original da para varios blogs e incluso un libro entero. Con lo que recomendamos que si quieres visitar este increíble lugar lo hagas acompañado de un guía especialista en la historia de Dinamarca. 

 

 

Interior de la Sala de Frederiksborg
Interior de la Sala de Frederiksborg

 

 

Para concluir, tenemos un palacio increíble, con uno de los tres museos más importantes y interesantes del país, unos jardines a los cuales les llaman “El Versalles del norte” y una historia única y todo esto muy muy cerca de Copenhague. ¿Necesitas más razones para poner este palacio en tu lista de imprescindibles durante tu visita a tierras danesas? Conoce nuestro tour.

 

 

 

Guías relacionadas con este artículo:
Guia de la ciudad de Copenhague