Copenhague: Las obras de arquitectura moderna

El país escandinavo es, desde hace mucho tiempo, un referente en lo que a diseño de vanguardia se refiere. Lámparas, mobiliario y piezas textiles que desde los años 50 han marcado tendencia por su simplicidad y sofisticación y que son hoy en día piezas de colección.

Pero no sólo de diseño a pequeña escala se alimenta la leyenda danesa. También en arquitectura este país ha creado marca en el mundo: desde la arquitectura moderna y racional de mediados del siglo pasado hasta la más contemporánea y rompedora, con nombres en boga como BIG Group o 3XN. Dinamarca sigue dando mucho de qué hablar.

Museo Lousiana de Arte Moderno (Jørgen Bo y Vilhelm Wohlert)

Considerada una de las obras de referencia de la arquitectura moderna en Dinamarca, este edificio de los años 50 alberga en la actualidad una importante colección de arte moderno y es uno de los principales atractivos turísticos de Copenhague.

Photo Credit | Daily Scandinavian
Photo Credit | Daily Scandinavian

En su origen, el objetivo de sus arquitectos fue el de crear un espacio en el que el arte, la arquitectura y el paisaje se fundieran y, en la medida de lo posible, incluso se confundieran. De ahí que, aunque en la actualidad el complejo haya experimentado diversas ampliaciones, todavía se perciba en él esa fusión: una sucesión de construcciones horizontales que invitan a la contemplación y al paseo. Un entorno en el que las construcciones no destacan sino que, por su carácter relajado y poco pretencioso, parecen integrarse en el propio discurso del museo.

Iglesia Bagsværd (Jørn Utzon)

Es habitual asociar a Utzon con una de sus construcciones más icónicas, la Ópera de Sidney. Sin embargo, la obra del Premio Pritzker 2003 no se podría entender sin otros edificios de menor escala y fama, siempre interesantes por sus formas naturales y su perfecta integración en el entorno que los rodea.

Photo Credit | Jesydesigns
Photo Credit | Jesydesigns

La iglesia de Bagsværd, obra de 1976, poco llamativa desde el exterior, sorprende por su estructura y definición espacial interior. Destacan las ondulaciones en el techo de la capilla, conseguidas gracias a un particular uso de bóvedas invertidas en hormigón blanco. Ello, junto al uso de materiales más cálidos como la madera del mobiliario, aporta al edificio una luminosidad y ambiente casi espirituales.

Aeropuerto de Kastrup

El aeropuerto de Copenhague es uno de los mayores hubs de transporte de Escandinavia con casi 30 millones de pasajeros anuales. Además, es uno de los habituales en los listados anuales de mejores aeropuertos del mundo. Todo un ejemplo de eficiencia y adecuación al cometido para el que fue concebido.

Photo Credit | Aviation Tribune
Photo Credit | Aviation Tribune

El aeropuerto, que actualmente cuenta con tres terminales, está inmerso en un ambicioso proceso de ampliación. Un proyecto que multiplicará su superficie, mejorará el flujo de pasajeros y potenciará la experiencia de los usuarios. Nuevos espacios, más luz natural y una nueva estación de alta velocidad, todo con un marcado diseño danés, rejuvenecerán el aeropuerto de Copenhague y lo volverán a convertir en referencia en el mundo del transporte aéreo.

Casas Kingo (Jørn Utzon)

Otra de las obras que hicieron conocido a Jørn Utzon, esta urbanización en la localidad de Helsingor se convirtió rápidamente en el modelo a seguir para la construcción de viviendas protegidas. Se trata de un conjunto de 63 viviendas en forma de L que se inspira en las tradicionales casas de campo de Dinamarca.

Photo Credit | Wikipedia
Photo Credit | Wikipedia

¿Qué hace a estas viviendas especiales? Su adaptación al paisaje, por un lado, pero también su disposición en la parcela y el uso racional del espacio y de los materiales. Con ello, el arquitecto logró dotar a cada casa de una configuración única. Y todo ello sin caer en sobrecostes, pero sin tampoco renunciar a tres aspectos que él consideró fundamentales: la privacidad, la luz natural y las vistas sobre las zonas comunes y el lago que rodea a las viviendas.

Ópera Nacional de Dinamarca (Henning Larsen)

La Ópera de Copenhague es un símbolo de la arquitectura en Dinamarca, además de un edificio que, desde su construcción, ha sido objeto de debate y controversia en el país nórdico.

Photo Credit | Visit Copenhagen

Y no sólo por su estética y posición dominante sobre el litoral, sino por su situación (justo enfrente del Palacio Real de Amalienborg) y por las acaloradas discusiones estéticas entre Henning Larsen y Mærsk McKinney Møller, quien iba a financiar enteramente la obra. El resultado: una obra colosal en la que destaca un arriesgado voladizo y la enorme burbuja interior que acoge la sala principal.

Al edificio de la ópera se le ha comparado con una parrilla, acusado de excesiva megalomanía e incluso categorizado como un intento fracasado de «efecto Guggenheim». Lo cierto es que se trata de una construcción imponente que, sin duda, llama la atención de todo aquel que pasea por el canal camino de la famosa Sirenita de Copenhague.

Escuela Munkegaard (Arne Jacobsen)

Uno de los grandes proyectos del arquitecto y diseñador danés Arne Jacobsen, en el que aplicó una tipología en tapiz para combinar y unir diferentes edificios en una superficie amplia.

Photo Credit | Afasia Magazine
Photo Credit | Afasia Magazine

Esta tipología en tapiz consigue relacionar espacios abiertos y estancias de diferente altura, todas caracterizadas por una clara horizontalidad, con lo que se favorece la entrada de luz natural y un uso muy flexible de los espacios.

Aunque la escuela Munkegaard ha sufrido varias modificaciones desde su construcción, todavía hoy en día sorprende por su racionalidad y contrasta con otras escuelas construidas en la misma época. Un modelo de arquitectura educativa que todavía en la actualidad sigue siendo válido.

SAS Hotel (Arne Jacobsen)

¿Qué hacer cuando tienes poco espacio para construir y necesitas aprovechar al máximo la superficie? «Construir en altura» es lo que seguramente Arne Jacobsen pensó en su momento. Y a la necesidad de construir espacios de trabajo en el centro de la ciudad y un hotel, la solución le resultó muy evidente: combinar un edificio en altura para el hotel, y un edificio bajo para las áreas de trabajo y aparcamiento.

Photo Credit | Albert Aviation
Photo Credit | Albert Aviation

Y es que el edificio, finalizado en 1961, llegó a ser un auténtico símbolo de lo contemporáneo en la capital danesa: a él llegaban, directamente desde el aeropuerto, trenes y lanzaderas con turistas y hombres de negocios que se alojaban en el hotel, tan sólo unas plantas por encima del área terminal. Y todo, decorado con mobiliario y piezas de vanguardia, también diseñadas por Jacobsen.

Y es que la arquitectura también une. Une culturas, establece vínculos, potencia relaciones. Con el paisaje, con el entorno, con las personas.

Fuente: nordictreats.es

Guías relacionadas con este artículo:
Guia de la ciudad de Copenhague